El peligro de la adicción… Las causas del comportamiento sexual fuera de control.


2_quo-adiccion-resulta

 

El sexo puede ser adictivo en forma similar al uso de drogas y alcohol.

 

La conducta sexual compulsiva se conoce como hipersexualidad, ninfomanía o adicción sexual, y puede involucrar experiencias sexuales normales y satisfactorias que se vuelven obsesivas.

También tiene que ver con fantasías o actividades que se encuentran fuera de la legalidad o conductas morales y sexuales aceptadas culturalmente.

Estos adictos sienten una necesidad compulsiva de buscar e involucrarse en conductas sexuales a pesar de los problemas personales, sociales y laborales que esto le cause.

En general se caracteriza por conductas que salen de control como el uso excesivo de pornografía, masturbación compulsiva, exhibicionismo, voyeurismo, fetichismo, conductas sexuales de alto riesgo, prostitución, sexo telefónico o por internet, múltiples relaciones, encuentros sexuales anónimos.

El sexo puede ser adictivo en forma similar al uso de drogas y alcohol. Durante el sexo nuestro cerebro produce un poderoso coctel de químicos que nos hacen sentir muy bien.

Algunas personas se vuelven adictas a estos químicos. El cuerpo desarrolla tolerancia; cada vez necesita más para sentir lo mismo.

Entre los estados de plenitud de la actividad sexual y química, la satisfacción es muy baja. Frecuentemente quienes padecen esta adicción se sienten solos, aislados y sin poder cambiar estas conductas, por lo que el ciclo inicia nuevamente ya que buscan el sexo para escaparse de estos sentimientos negativos.

Se estima que entre 3 y 6% de la población lo padece, pero es posible que esto sea más alto ya
que frecuentemente no buscan ayuda debido a los sentimientos de vergüenza. No existe un perfil típico, pero se estima que 20% de quie- nes lo padecen son mujeres.

Las causas pueden estar asociadas a:

• Desbalance de los neurotransmisores cerebrales que regulan los estados emocionales.

• Desbalance de las hormonas sexuales, como los estrógenos y los andrógenos.

• Condiciones médicas que afectan el cere- bro, como la esclerosis múltiple, y

• Tratamientos con algunos medicamentos como agonistas dopaminérgicos.

El primer paso para sanar es que los afectados reconozcan que la adicción sexual es real y no desaparecerá. Deben asumir su responsabilidad personal para su recuperación.

La mayoría encuentran muy difícil cambiar por sí mismos, por lo que es importante consultar a un profesionista o terapeuta que lo ayude a tomar los pasos necesarios para cambiar y mantener un estilo de vida sexualmente sano.

Se caracteriza por conductas que salen de control.

Fuente: Revista Quo

Editado por: Adyta Tornasol

Anuncios

Publicado el 8 septiembre, 2014 en actualidad, noticias, salud. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: