Personas tóxicas, ¿Que son? y los tipos que hay. Vol. 1


angel_devil-750x400

Las personas que son “vampiros energéticos o chupa energías” suelen tener un sistema del aura poco desarrollado y con recursos energéticos pobres y con el fin de obtener la energía que necesitan, tienden a invadir el sistema del aura de otras personas y absorber su energía, logrando  de este modo aumentar sus reservas energéticas produciendo desgaste o agotamiento energético de la otra persona, que es en definitiva su víctima.  Si bien el acto de vampirismo energético suele durar poco tiempo, los efectos suelen durar incluso varios días en la víctima. Estos efectos secundarios son : falta de energía, mareos,  tensión muscular, disminución de la capacidad de concentración, dolor de cabeza y las náuseas, suelen ser los síntomas más comunes padecidos por las víctimas. Claro está que si padeces los ataques de los chupa energía con mayor frecuencia los efectos serán más duraderos e intensos tales como: padecer fatiga crónica, desarrollar  desarreglos del sueño,  tener irritabilidad, depresión e incluso enfermedad física. Hay que tener en cuenta que los “vampiros energéticos o chupa energías” presentan una gran variedad de rasgos personales y de patrones de comportamiento que suelen ser típicos de este tipo de personas. Algunos de ellos adoptan el estereotipo de “mosquita muerta”y a la larga o a la corta demuestran que no tienen ningún escrúpulo valiéndose de  cualquier medio para lograr sus objetivos. Pueden parecer pasivos y reservados, ocultando cualquier inclinación al vampirismo energético, pero cuando la ocasión lo requiere pueden ser muy agresivos e incluso intimidatorios; valiéndose de la vulnerabilidad de la otra persona, esperando el momento oportuno para atacar o manipular a la víctima elegida. Es de destacar que en el ámbito laboral suelen ser personas con las que es muy difícil trabajar y cuyo rendimiento es muy dispar; a veces son altamente eficaces y otras totalmente inoperantes. Sin embargo, a pesar de los disfraces tras los que se ocultan, los vampiros psíquicos  o chupa energías suelen ser personas  inseguras y vulnerables; si bien pueden adoptar un estilo autosuficiente, operan desde una posición de debilidad y no de poder.  Suelen ser personas que no toman conciencia de ellos mismos, pero son rápidos a la hora de emitir juicios sobre las personas que los rodea. Son personas centradas en si mismos y tratan  a las demás personas en forma desconsiderada. Se caracterizan a menudo  por quejarse de que el mundo es injusto con ellos. Sus relaciones personales suelen ser inestables. En resumen, se trata de personas inseguras y manipuladoras, con trastornos de la personalidad, con dificultad para controlar la ira, baja autoestima, sentimientos de hostilidad reprimidos que estallan esporádicamente.

Una persona tóxica es aquella que, en la relación interpersonal, desgasta, intimida, dosifica al otro, lo culpabiliza, lo ningunea.

En esta ocasión, vamos a ver que existen diferentes tipos de personas “tóxicas”, cada una de las cuales usa un mecanismo de actuación distinto y que podemos hacer, cómo nos podemos comportar, cómo lo deberíamos hacer, para no ser “arrollados” por las mismas.

¿Cómo distinguir una relación “sana” de otra “tóxica”?

Debemos rodearnos de un entorno favorable pero ello no es tan fácil ya que hay que saber escoger las personas con las que compartimos nuestro tiempo, porque ello influye en nuestro desarrollo personal o profesional. Y es que si elegimos una persona “tóxica”, por error, impide o limita dicho crecimiento.

Por ejemplo,todos hemos tenido la sensación, de estar “exhaustos” o “desgastados” después de una reunión profesional o tras un encuentro familiar. Esas personas que son las “tóxicas” y es importante empezar a reconocerlas.

Porque, muchas veces, nos quejamos sobre el comportamiento de alguien respecto a nosotros, pero no  acabámos con la relación. Al contrario, con el tiempo, acabamos adoptando algunas de las actitudes de estas personas, sin damos cuenta que estamos más negativos que antes.

 gente-toxica

Hay algunas relaciones que no podemos escoger como la familia, pero sí que podemos definir el modo en el que nos relacionamos, cuánto contacto o relación queremos tener. Las personas  “sanas” nos aportan bienestar ya que el contacto con ellas, nos  hace sentir con más energía, autoestima o motivación.

Los tipos de personas “tóxicas” más frecuentes y qué hacer para vencerles:

  • El Quejica

Es el que se queja si las cosas van mal y si van bien, también .Han aprendido a hacer  de la queja un hábito y, debido a ello, estan siempre enfadados.

Qué hacer: quejarse aún más que ellos porque si se le intenta minimizar la queja, se crecen.

  • El Agresivo

Intimidante, ofensivo,inseguro ,agresivo propiamente dicho.

Qué hacer: lo más sencillo, ignorarlo. Sin embargo, existen técnicas asertivas como la del disco rallado que consiste sistemátbienente, con un  “muy bien” o “de acuerdo” o un “no me interesa”.

El Culpabilizador

Es el que cree que cuando le va bien es debido a sus méritos por él, y cuando le va mal, es  debido a los deméritos de los otros.

Qué hacer: ante todo, levantar la autoestima y darnos permiso para disfrutar; “No tenemos la culpa de las decisiones de los demás”demás”.

  • El Envidioso

Siempre se esta comparando con alguien; “el vecino que tiene un mejor coche,Luis se ha ido a vivir a un ático de una zona de lujo, Marta que se ha ido de vacaciones a Ibiza…” Al pensar que no puede lograr algo que desea, siente una profunda angustia. Y, entonces, descalifica a quién sí lo posee  porque calma su angustia viendo mal al otro.

Qué hacer: no contar las cosas buenas que nos pasan a todo el mundo sino elegir a quienes sabemos que se alegrarán por y con nosotros.

  • El Jefe Autoritario

La persona “tóxica” que se halla en alza. Incita miedo en sus subordinados, a quien le gusta llamar “miembros del equipo” pero necesita sentir que tiene el control.

Qué hacer: si sabemos que esta persona no es autoritaria y que, quizás, pasa por un mal día, admitamos que todos necesitamos caricias y halagos.Sin embargo, si se prolonga, se debería tener una conversación con el mismo  que, si no es fructífera, debería hacer replantearse la posibilidad de alejarse ante el riesgo para su salud emocional.

¿ Tienes un amigo tóxico?

En primer lugar, deberíamos reconocerlo; los amigos tóxicos son los que dicen ser tu amigo, pero sus acciones duelen, ya que su conducta no es la propia de una amistad. Las puedes reconocer por las siguientes características:

  • Camuflan sus sentimientos de egoísmo.
  • Cuando se tratan de sus problemas, ocupan muchas de tus horas explicándotelo todo pero no esperes lo mismo si eres tú quién necesita ser escuchado “me tomas en un mal momento”, “estoy muy ocupado, te llamo”.
  • Suelen romper sus promesas, usando para ello excusas “baratas”“¡ es que no te vas a creer lo qué me pasó!”.
  • Siempre quieren estar por delante de ti. Si le explicas que has tenido una oferta laboral que aún no te puedes creer, te cuenta que le ofrecieron algo muchísimo mejor; si le explicas que tienes un dolor tremendo en la espalda, él te dira que, precisamente, la noche anterior estuvo en urgencias por un dolor mucho mayor
  • No sabe guardar un secreto, y cuenta al circulo de amistades aquello que le pediste que no contara.
  • Es un manipulador, de manera que acabas creyendo que si lo alejas de tu circulo de amistades, podría dañar tu imagen social.
  • Es el protagonista de todas las conversaciones y no le gusta cambiar de tema porque se encuentra el mejor tema de conversación posible.
  • Este tipo de amistades sólo traen negatividad, por ello es preferible romper con ellas y cultivar sólo aquellas que te proporcionen bienestar  y positividad.

Si existen conflictos continuos, puede indicar que la persona “ tóxica” es uno mismo y no los demás. Eso no cambia mucho las cosas, porque el resultado es muy parecido: malestar continuo y dificultades para relacionarnos.

Fuentes:centralesoterica.com,Psicologia Humana,Wikipedia,Gente Tóxica de Bernardo Stamateas.

Editado por: Adyta Tornasol

Anuncios

Publicado el 20 septiembre, 2014 en salud, superación personal y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: